Tengo miedo a leer

No es la excusa que pongo para no coger un libro. En serio. Tengo miedo a leer porque me engancha de tal manera que necesito acabarme el libro para quedarme tranquilo. Bueno… Por lo menos hace unos años. Ahora no sé si me ocurriría lo mismo porque hace muchísimo que no me pongo a ello. La última vez recuerdo que fue en un viaje en tren. Me pasé el trayecto de ida de un Alvia Bilbao-Barcelona devorando el segundo libro de la trilogía de Millenium.

La manera de leer es una de las cosas que está cambiando nuestra manera de aprender. Porque esa es otra: ¿leer es la única manera de alimentar nuestra mente? A estas alturas supongo que queda claro que herramientas como YouTube también nos permiten transmitir conocimiento y, evidentemente, adquirirlo. Las TICs están cambiando nuestra manera de absorber información.

También me agobian los textos largos. Si voy en busca de información prefiero párrafos cortos en los que de un vistazo pueda comprobar si el artículo que me ha encontrado Google. Imagino que es debido a que ahora tiramos más de conocimiento colectivo que del propio (por lo menos en el ámbito de la informática que es en el que me he movido los últimos años). Si me encuentro con un problema, antes de ponerme a resolverlo busco si alguien lo ha tenido con anterioridad y le ha dado por explicar cómo lo ha solucionado. En esos momentos no quiero paja. Leo en diagonal de manera rápida buscando pistas en el texto que me indiquen si de verdad esa es la información que necesito. Si no es así, cierro pestaña y a por el siguiente resultado en Google.

No leemos menos que antes. Es justamente al contrario: lo hacemos más porque consumimos mucha más información que hace unos años. Entonces: ¿por qué se dice que leemos menos sólo por el hecho de que se vendan menos libros? Es más: ¿por qué digo que tengo miedo a leer si leo más que antes?

No sé… Voy a ver qué dice Quim Monzó al respecto, que igual doy con la respuesta ;)

img_0022

Author Details

marctorrano

Deja un comentario