Propósitos de Reyes

Este año, por alguna extraña razón, decidí no hacer ningún propósito de año nuevo por una sencilla razón: no quería abandonar ninguno.

Pero más extraño todavía ha sido despertarme esta mañana y encontrarme una reflexión como si de un regalo de Reyes se tratara: “¿Por qué no vuelves a escribir en el blog?“. Curioso que aparezca así, de repente, en el momento en el que pretendía dedicar mi espacio a algo más visual (y descansado) como es la fotografía.

Y voy a hacerle caso a esa iluminación matutina. Aunque sólo sean cuatro líneas como hoy ilustradas con la fotografía de un regalo de Reyes, pero el propósito es escribir algo a diario. Mucho, poco… qué más da. Lo importante es teclear, volver a sentirme cómodo y liberar a mente que, como dicen En Vogue, el resto vendrá detrás.

Deja un comentario