No todas las vueltas son necesarias

Recuerdo que hace unos años me autorregalé para mi cumpleaños (aviso: 14 de enero :P) un pack de la serie The Black Adder. Fue así como descubrí, gracias a TV3, a Rowan Atkinson. Confieso que me he reído mucho con Valdric y compañía, pero al  comenzar con los DVDs… no sé. No fue lo mismo. Le faltaba algo. O a mí me sobran ya años.

Entrada del concierto de Guns n' Roses en el Estadi Olímipic de Barcelona (05/07/1993)

Entrada del concierto de Guns n’ Roses en el Estadi Olímipic de Barcelona (05/07/1993). Foto: The Outlaw

Ahora resulta que vuelve la formación original de Guns n’ Roses. Lo escuché en la radio, y automáticamente mi mente se fue de viaje a la Barcelona post-olímpica del ’93. Me veía a mí mismo, a mis 18 años, corriendo junto a varios compañeros de clase para coger sitio en el foso. Y conseguimos nuestras pulseras lilas. Tuvimos a Axl Rose y Slash bien cerquita. Nos sentimos unos privilegiados cuando, una hora más tarde de lo anunciado, aparecieron en escena. No recuerdo mucho del espectáculo, más allá de un parón desconcertante para saca unos sofás y marcarse un acústico de pequeño formato.

Creo que aprendí con la experiencia de The Black Adder. Me quedaré con el recuerdo de aquellos maravillosos años y obviaré cualquier vídeo de YouTube con el concerto de su vuelta a los escenarios.

Deja un comentario