My #SantanderSW. Day 2 (evening)

Este es el momento más delicado de estos saraos, o de cualquier evento o convención: la primera charla después de comer. Antes de comenzar siempre recuerdo las sabias palabras de mi profesor de Termodinámica un caluroso jueves de mayo a eso de las 3 de la tarde entrando por la puerta del aula:

Bufff… después de la paella que me acabo de comer tengo tan pocas ganas de dar clase…

@dlaguillo

Sí. He vuelto a poner un tuit mío, pero si lo sacó El Diario Montañés en su artículo del domingo será porque tiene su interés, ¿no? De todas maneras la frase no tiene mucho mérito. @JuankiWaldorf, fotógrafo profesional, ya me lo dijo al poco de conocernos. En fin… Además de venir a hablar de su libro (en este caso, Fotolia), David nos dio unas cuantas indicaciones muy útiles a la hora de usar imágenes en nuestro material. Por ejemplo, nos presentó la página de TinEye, una web que, a partir de una imagen en la red o de una que tengas en tu equipo, te localiza cual es el original en la red. Es una manera de asegurarse cual es la fuente y los derechos que tiene, y utilizarla de manera adecuada. Nos propuso utilizar los servicios de Fotolia para vender a través de allí nuestras fotos y poder obtener imágenes para nuestro contenido. Nos recomendó también usar pocos filtros y guardar siempre los originales no retocados.

@juanmerodio

 


Pasión, ritmo, vídeo, futuro… o presente. Juan Merodio nos presentó la ciencia ficción en estado real. Showrooming, pagos con el móvil, publicidad que a la vez es una tienda, Pop-Up Shops… El futuro inmediato se presenta efímero, cambiante… Y hay que atrapar al cliente. ¿Cómo? Mostrando lo que le das, y no una versión de lo que enseñas en la publicidad. Más importante que atraer a tu cliente es que vuelva. Y, a poder ser, con colegas diferentes ;)

Continuó por el camino marcado por @TreceBits: genera contenido de calidad para aumentar el tráfico a tu web o blog, evita contratar un “Cuñaity Manager”… y también nos advirtió de que los niños nos enseñan hacia donde vamos: ellos son los nativos digitales y tecnológicos. ¡Ah! Y un apunte a los que creen que no es necesario que los pequeños negocios estén en la red: entre el 40-50% de búsquedas de servicios en Google se hacen en el entorno local.

@policia

¿Ha quedado clara la diferencia entre un “Me gusta” y un “Follow”? A esta problemática se enfrentó el CM de la Policía Nacional cuando inició su andadura en el 2.0. Bueno… y a alguna más. Al crear la página en Facebook, en la plataforma la trataban de empresa. “No sabéis con quien estáis hablando. Soy la Policía”. De hecho, “soy quien me da la gana”. Cualquier cosa para velar por la seguridad de los ciudadanos. La comunicación, en un lenguaje que se entiende. Cercano. Y con un tono serio en horario laboral y distendido por la noche. Pegado a la actualidad. Divertido, porque cuando ocurre algo importante necesita ser viral. Y lo es. Las cifras son, con perdón, acojonantes. Mensajes con más de 17.000 retuits, casi 800.000 seguidores… Nos comentó que el 98% del contenido que publican es sobre seguridad y sólo el 2% sobre el cuerpo. “Y no comparto más cosas soobre su funcionamiento porque no os interesa”. Monitoriza. Por mucho que quieras difundir un mensaje, no continúes por ahí si ves que a la gente no le importa.

@vigalondo

 


Había oído habla de @masaenf… digooo… de @vigalondo, pero no sabía quien era. Tampoco había oído hablar de su movida en 2011 por culpa de un tuit. Lo cierto es que a mí me ganó cuando dijo que antes de 2010 Twitter era diferente. Y en cierta manera, tiene razón en lo que dice. Los grandes medios no estaban allí metidos y lo que decíamos pasaba más o menos desapercibido. Ahora, para los famosetes o relevantes es más complicado. Aún así, Vigalondo sigue apostando por mostrarse en Twitter tal y como uno es, con sus luces y sus sombras. Porque así somos las personas, ¿no?.

Me encantó el argumento de que, en ocasiones, se debe alimentar al troll para exponerlo. De todas maneras, ese razonamiento puede ser un arma de doble filo. La estupidez del troll es ilimitada, y eso supone que cabe la posibilidad de que no se dé cuenta de que quedó expuesto.

¡Ah! Y por si os preguntáis qué es el líquido de su botella en la foto que encabeza el artículo… os diré que es agua. Ni ginegra, ni vodka. Ni tampoco vino blanco ;)

Author Details

marctorrano

Deja un comentario