Menos móvil y más palillos

¿Quien no ha visto a críos enganchados al móvil de sus padres en plena sobremesa? Es una solución muy socorrida para que ellos estén entretenidos y no molesten a propios y extraños, es cierto. Pero, llamadme abuelo cebolleta si queréis, echo de menos los tiempos de los palillos encima del mantel, o los bolis para pintarrajeados si eran de papel.

Esto me vino ayer a la cabeza en plena comida familiar cuando mi cuñado los pidió después de comer. Allí estaban: planos, perfectos para construir una nave espacial o un planeador con la ayuda de un cuchillo. O como actores de un problema matemático o de lógica.

Puede que cualquier tiempo pasado fueran mejor, o solo anterior. O quizá fuera yo un crío raro al que le gustaba darle vueltas a la cabeza intentando averiguar cómo narices se pueden sacar 4 triángulos equiláteros iguales moviendo sólo 3 palillos (o cerillas). Me hago viejo…

hqdefault

Si tú también lo echas de menos, aquí tienes unos cuantos juegos más.

Author Details

marctorrano

Deja un comentario