La luna siempre fue la única confidente de sus secretos más íntimos; de aquellos que suelen acabar con el propio sabor salado en la comisura de los labios.

Author Details

marctorrano

Deja un comentario