La elección de ser feliz

Comparto muchas de las afirmaciones que Sam Berns hace en ese vídeo. Yo no tengo progeria, pero sí otra discapacidad que provoca que sea diferente a la mayoría de la gente. Sam explica una anécdota que tuvo lugar mientras rodaban un documental sobre su vida. El entrevistador le preguntó qué debería saber la gente sobre él. Su respuesta fue genial:

Que soy muy feliz

En apariencia puede que algunos dicapacitados no seamos similares a la mayoría, pero compartimos el mismo mundo y, por lo tanto, las mismas preocupaciones: pagar el alquiler, sacar adelante el trabajo, estar pendientes de la última lesión de Messi (o Cristiano)… A ojos extraños puede parecer que estamos siempre pensando en nuestras limitaciones o en todo aquello que no podemos hacer, cuando en realidad suele ocurrir al contrario. Como bien explica Sam en el vídeo, una vez se acepta la situación, lo que no puedes realizar se aparca y te centras en todo aquello de lo que eres capaz, o en aplicar el ingenio y la creatividad en objetivos que quieres llegar a conseguir.

En definitiva, y como se suele decir en mi círculo, sacarte la silla de ruedas de la cabeza para ponerla donde debe ir: debajo del culo.

Deja un comentario