El túnel de Laredo es mujer

Aquel día no pensabas salir y, de repente y sin saber muy bien cómo, te encontraste mirándola sin pestañear. Si alguien te hubiera preguntado por qué te fijaste en ella no habría obtenido respuesta. Es un misterio. A simple vista no destacaba, pero algo te decía que en su interior esconde un tesoro.

Adentrarse es complicado. El primer contacto es frío, con esa indiferencia que cala hasta los huesos. Es una mujer, y lo que quiere es que, a pesar de las dificultades, sigas avanzando y la descubras… aunque lo oculte. Aunque te envuelva en una oscuridad desorientadora y te abofetee gélidamente de vez en cuando. Si quieres, si aún crees que merece la pena adentrarse en su corazón, no debes perder ese punto de luz que te aguarda.

Sólo si eres paciente y perseverante obtendrás lo que deseas. Si consigues superar el miedo de lo desconocido podrás abrir las puertas de un corazón hermoso y radiante, pero también agresivo y feroz. Desde su balcón te traerá susurros desconocidos, vivencias inolvidables y te mostrará todos los colores que te ofrece la vida. Pero también debes tener claro que, con esa primera oleada de sensaciones, habrá comenzado a erosionar tu alma llevándose un trocito de ella cada vez que la visites.

Y es que el túnel de Laredo, y su mirador del Abra, te enamoran con cada uno de sus suspiros marinos.

tunel_mujer

1 Comment El túnel de Laredo es mujer

Deja un comentario