De “tensiones emocionales no resueltas”

Vivimos tiempos complicados. No hablo del, al parecer, sempiterno tema de la crisis sino de los cambios que están provocando Internet y las redes sociales en nuestras relaciones. Ghosting, nomofobia o el va pong son trastornos o comportamientos asociados al uso de estas nuevas tecnologías, y debemos comenzar a lidiar con ello sin saber muy bien como ponerle freno.

Algo que no sé qué nombre técnico tiene es lo que yo llamo la “tensión emocional no resuelta”. Le he puesto ese nombre por analogía a la “tensión sexual no resuelta” que existe, por ejemplo, entre aquellos amigos de toda la vida que realmente quieren tema pero nunca se han atrevido a proponerlo porque “no vaya a ser que nos carguemos nuestra amistad”. Y así pasan la vida, mirándose de reojo y emparejándose con otras personas arrastrando eternamente esa duda. Seguro que a todos nos viene algún caso de algún amigo o conocido a la mente, ¿verdad? Porque estas cosas siempre les pasan a los demás; a nosotros.

A lo que iba. En estos tiempos en los que es fácil comenzar a relacionarte con alguien que hice a vientos, sino a miles de kilómetros de distancia, a medida que pasa el tiempo y aumenta la confianza empiezan a aparecer ganas de abrazar. Se explican confidencias, se comparten éxitos y fracasos pero siempre con la red como espacio de encuentro. Y se echa de menos el contacto, aunque nunca se haya tenido.

El absurdo es pedirle consejo a nuestros mayores porque, para ellos, esta situación es, cuanto menos, surrealista. Y eso que hablamos de amistad, porque si lo extrapolamos a una relación de pareja por Internet… la cosa ya se complica bastante. Así que estamos solos a no ser que se opte por un apoyo psicológico. (Nota: mejor que sea de un profesional del sector, o de amigos del “mundo real” preferentemente).

Aunque sea muy jodido estar sin poder abrazar a esas personas con las que compartes alegrías y tristezas, lo cierto es que nos involucramos y nos tiramos de cabeza. Personas que, con su día a día, hacen que te infiltres dentro de su familia (virtualmente) y acabes queriéndolos como (si formaran) parte de tu vida.

Por ellos, y por nosotros, habrá que pedir que se avance en las técnicas de teletransportación inmediata :)

Author Details

marctorrano

Deja un comentario