¿De qué protegemos a los menores en el horario infantil?

Hoy he recordado el caso de una abuela que, tras comprarle el juego “GTA San Andreas” a su nieto de 14 años, demandó a Rockstar por incluir escenas de sexo en él. Aclaro, para quienes no lo sepan, que ese juego está clasificado como no apto para menores (lo que actualmente sería ‘Pegi 18’) y no precisamente por el sexo, que ciertamente está presente, sino por la extrema violencia que es uno de los alicientes del juego en sí.

La clasificación de adulto se aplica cuando el nivel de violencia alcanza tal grado que se convierte en representación de violencia brutal o incluye elementos de tipos específicos de violencia.

La clasificación de adulto se aplica cuando el nivel de violencia alcanza tal grado que se convierte en representación de violencia brutal.

El caso es que hoy, escuchando el partido del Barça en RAC1 como suele ser habitual en mí, me he encontrado una situación un pelín surrealista. El partido estaba ya decidido a favor de los culés y en un momento del encuentro los comentaristas han comenzado a hablar del papel de Saviola y Robinho, jugadores de River de 34 y 31 años, en la final del Mundial de Clubes. Alguien soltó la frase “gallina vieja hace buen caldo“, seguida por una pregunta de uno de los comentaristas: “¿Sabéis si se puede hacer caldo de conejo?“, en referencia al apodo de El Conejo que recibe Saviola. La respuesta, otra pregunta: “¿Con pelo, o sin pelo?“. Joan Maria Pou, antes de que el asunto se fuera de madre, recordó a todo el equipo que estaban en horario infantil. Y claro, eso me dio que pensar.

Pensé en los goles del Barça, y que cada uno de ellos lo celebran abriendo, figuradamente, una cerveza (3 en ese partido) gracias a la marca que patrocina el programa. Y también pensé en otro de sus patrocinadores, una casa de apuestas, cuando los casos de adicción a estas apuestas online aumentan entre los más jóvenes. Y me pregunté de qué protege a los menores este horario infantil. ¿De los insultos que escuchan cada día fuera de los medios de comunicación, o de los comentarios gratuitos (o sea, no pagados) de los presentadores y comentaristas?

Todo muy extraño, oigan.

Deja un comentario