Hombre blanco soltero (con Klout 51) busca…

Sinceramente… y entre tú y yo, y que no salga de aquí, con esto de las redes sociales se nos está yendo la mano. Y el corazón, de paso. Y es que Tawkify, portal de programación de citas por teléfono, ha incluido nuestro índice Klout como uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de encontrar pareja.

Sí, sí. Como te lo cuento. Lo más curioso del caso es que se promocionan como un servicio de citas “a la vieja usanza”: respondes un formulario de 10 preguntas y ellos, E. Jean Carroll (columnista de Elle) y Kenneth Shaw (programador) escogen manualmente quien se ajusta a lo que buscas. Y si aún te estás frotando los ojos, espera a leer lo que escribe E. Jean para el blog de Klout:

And when we put two people together with high Klout Scores——WATCH OUT! It’s like a meeting of the gods.

Así que unir a dos celebridades de Klout es como juntar a dos dioses. Una razón más para afianzar mi ateísmo galopante. De verdad… ¿no nos estamos pasando? Quiero decir… si ya el año pasado Facebook era el causante del 20% de los divorcios, me veo venir crisis de pareja provocadas por una pérdida de influencia en Klout.

— Cariño… me preocupa tu Klout
— Cielo… puedo explicarlo
— ¿Explicarlo? ¿Me puedes decir cómo puedes perder 20 puntos así, de la noche a la mañana?
— Yo no quería… pero ya sabes lo que pasa con los trolls. Les contestas un comentario, luego te entran dos a la vez, una cosa lleva a la otra…
— Si te hubieras quedado en explorador… pero has pasado de especialista a observador. Ni siquiera me tocas en la cama…

En fin… y me da en la nariz que esto solo es el principio. Seguiremos atentos.

Aunque por si las moscas… Hombre blanco soltero (con 51 de Klout y bajando) busca…

P.D.: si no sabes qué es Klout, sigue este enlace

Radio, YouTube, redes sociales y retroalimentación de artistas

Wouter De Backer, más conocido como Gotye, es un cantante belga que recientemente ha saltado a la fama por su canción “Somebody that I used to know“. Puede que sea por la sencillez musical del tema, por un videoclip minimalista, por el aporte dulce de esa voz femenina o por la similitud de la propia voz de Gotye con Sting. No sé. Mil ingredientes incontrolables que con toda probabilidad harán que sea una de las canciones no-discotequeras del verano. A mí personalmente me encanta. Me gusta la música básica, los duetos, especialmente lo que tienen voces masculina y femenina, y la personal voz de Sting (aunque ya no sea tan personal después de esto :P). Pero yo no venía aquí a hablar de mi melomanía sino de cómo descubrí este tema. No fue por la radio ni por la televisión, sino en Youtube. Y no de la mano de Gotye.

Estos chicos se llaman Walk off the Earth, una banda independiente hasta hace poco (el 7 de febrero pasado firmaron por Columbia Records, un mes después de la publicación de este video) y que promocionan sus creaciones, entre las que encontramos temas originales y versiones, realizando vídeos sorprendentes y divertidos. Este “Somebody that I used to know” tiene en este momento más de 89 millones de visitas frenta a los 157 del original. No es una mala cifra, ¿verdad?

No suelo escuchar la radio musical a no ser que vayan a emitir alguna entrevista de mis estimados Minimal 21, pero sí que me paso horas entre blogs, Facebook (donde descubrí el vídeo) y Twitter. Estoy convencido que la viralidad del vídeo de estos chicos no se debe tan solo a la popularidad del tema que interpretan. Es original y fresco, y la actitud del tipo de la barba (de quien soy fan absoluto) le da un toque seriamente divertido. Que hayan usado un tema de otro y bien interpretado es lo que me ha hecho descubrir el original. He descubierto Gotye gracias a Walk off the Earth y no al revés, como presumiblemente habrá hecho la mayoría. Entre estos chicos canadienses y el artista belga se ha creado una relación de retroalimentación de la que todos salen beneficiados. Tanto ellos como nosotros.

En los medios tradicionales siguen mandando los poderosos. Aquellos que pueden permitirse pagar campañas de promoción. En la red, en cambio, triunfa la creatividad, la originalidad y la emoción. Lo genial es que eso está al alcance de todos y demuestra una vez más que la clave del éxito no radica en tener suerte, sino en buscarla.

Imagen: Web oficial de Walk off the earth

Mi twitter no es el tuyo

Es un viernes cualquiera de marzo. Me despierto, y lo primero que hago es consultar mi TL de Twitter. En el, como cada mañana, busco los versos insomnes que hayan podido dejar @unmardepalabras y @almadetinta. Después de lanzar un “Buenos días” al mundo (en pocas ocasiones, ciertamente. Debo reconocer que soy mal educado) repaso los trinos tempranero de @tguemes sobre tecnología y mientras avanzo me encuentro con los primeros bostezos de @oscmon para dar casi la bienvenida al fin de semana. Pero esa risa queda rota cuando leo el anuncio de @marilink: “Terremoto de 8.9 en Japón”.

Mi amiga Cris no tiene Twitter, pero le envío un mail y me responde al momento para decirme que en Osaka no ha sido tan grave, pero que fue una sacudida prolongada y mucho más fuerte que las habituales. Leo que @cindyroma, desde la costa oeste de los Estados Unidos, está preocupada por un posible tsunami y me pregunta por cómo se ha vivido en Japón. Y le doy la información que me facilita Cris. Por un momento pienso que la ola Osaka-Liendo-California es infinitamente más rápida que el tsunami.

Avanza la mañana y @earcos me presenta a @kirai mediante un RT suyo en mi TL. ¡Bestial cobertura la de este pollo tuiteando la experiencia en directo! No me extraña ver después a @informativost5 preguntándole si puede ponerse en contacto con él. Y Eduardo poniendo a disposición su influencia y seguidores para ayudar. Cómo corre ésto…

Evidentemente no fue un viernes cualquiera. Fue anteayer, 11 de marzo. De todas maneras, ese es mi TL. Esa es la gente que puebla mi cuenta de twitter, por no hablar de mis “sospechosos habituales” como @cosechadel66, @PilarZ, @a_leibovitz, @Yoriento, @kurioso, @Luz_Martin, @pixelillo, @dreig, @juanpt y el omnipresente @BlogdeBori (por solo mostrar algunos ejemplos). Parece evidente, pues, que mi twitter no es el mismo que el de @delia2d, autora del artículo “Twitterrevolución” y que ha creado una oleada de reacciones bajo los hashtag #twitterrevolucion y #elpationoeseso. Y me parece frustrante que se centre la divulgación del uso de esta herramienta con el hecho de poder estar al corriente de lo que hacen los famosos o de lo que puede afectar el corte de pelo de @justinbieber a su número de seguidores. Rodearse de celebridades no es rodearse de un mundo real. También los sigo, claro. Me gusta @Berto_Romero, adoro a @iniesta8, me río con @cap0 y @vedellconsagrat y sentí unas cosquillitas un día que @josecorbacho me respondió a un tuit. Soy humano y víctima de la sociedad actual. Pero creo que Twitter ofrece muchas más alternativas para que uno se limite a replicar en su TL lo que ve por la tele.

¿Sabrán los lectores de @el_pais que desde un dispositivo móvil pueden verse los tuits que se han lanzado más cercanos a donde te encuentras? ¿O que se pueden hacer búsquedas por hashtags o temas de interés? ¿Que se pueden hacer tertulias sobre cine en #CineCT o que algunas radios habilitan hashtags para comentar partidos con los oyentes (como es el caso de #frac1)? ¿Que #seisPalabras contiene algunas perlas o que cada sábado #clubSeis nos invita a crear textos que giren alrededor de una palabra? ¿No será mejor promocionar esta herramienta diciendo que se puede usar para lo que cada uno quiera? ¿Sin limitaciones?