Una docena de… cosas sobre #InnoBI15

Cuando uno asiste a un evento sobre innovación tecnológica y/o empresarial (aka “sarao”) llega siempre a casa con las pilas cargadas y con un montón de ideas que pelean en la cabeza por ser las primeras en verse en píxeles (o papel). “Esta vez sí”. Y esa afirmación te la crees, una vez tras otra.

Aún así, escribo estas líneas con el convencimiento, una vez más, de que esta vez sí que sí. Que en esta ocasión alguno de esos destellos neuronales que chisporrotean en mi mente verán alguna vez la luz. Por lo menos, esta vez tengo un lugar donde llevarlos a cabo (frase patrocinada por espacio3cowork).

Continue reading

Balance emocional del #SantanderSW 2015

Habíamos quedado en que lo emocional deja huella y genera engagement, ¿verdad? Pues esto, sumado a que en la edición de este año ha habido miradas, palabras y situaciones que me han llegado a la patata, he decidido que mi resumen personal del #SantanderSW sea más emotivo que técnico (este ya lo publicaré en el blog de espacio3cowork). Y es que me da la impresión que este año (me) va a cambiar las cosas.

Así pues, ¿que ha provocado en mí la edición 2015 del Santander Social Weekend?

Continue reading

My #SantanderSW. Day 2 (evening)

Este es el momento más delicado de estos saraos, o de cualquier evento o convención: la primera charla después de comer. Antes de comenzar siempre recuerdo las sabias palabras de mi profesor de Termodinámica un caluroso jueves de mayo a eso de las 3 de la tarde entrando por la puerta del aula:

Bufff… después de la paella que me acabo de comer tengo tan pocas ganas de dar clase…

@dlaguillo

Sí. He vuelto a poner un tuit mío, pero si lo sacó El Diario Montañés en su artículo del domingo será porque tiene su interés, ¿no? De todas maneras la frase no tiene mucho mérito. @JuankiWaldorf, fotógrafo profesional, ya me lo dijo al poco de conocernos. En fin… Además de venir a hablar de su libro (en este caso, Fotolia), David nos dio unas cuantas indicaciones muy útiles a la hora de usar imágenes en nuestro material. Por ejemplo, nos presentó la página de TinEye, una web que, a partir de una imagen en la red o de una que tengas en tu equipo, te localiza cual es el original en la red. Es una manera de asegurarse cual es la fuente y los derechos que tiene, y utilizarla de manera adecuada. Nos propuso utilizar los servicios de Fotolia para vender a través de allí nuestras fotos y poder obtener imágenes para nuestro contenido. Nos recomendó también usar pocos filtros y guardar siempre los originales no retocados.

@juanmerodio

 


Pasión, ritmo, vídeo, futuro… o presente. Juan Merodio nos presentó la ciencia ficción en estado real. Showrooming, pagos con el móvil, publicidad que a la vez es una tienda, Pop-Up Shops… El futuro inmediato se presenta efímero, cambiante… Y hay que atrapar al cliente. ¿Cómo? Mostrando lo que le das, y no una versión de lo que enseñas en la publicidad. Más importante que atraer a tu cliente es que vuelva. Y, a poder ser, con colegas diferentes ;)

Continuó por el camino marcado por @TreceBits: genera contenido de calidad para aumentar el tráfico a tu web o blog, evita contratar un “Cuñaity Manager”… y también nos advirtió de que los niños nos enseñan hacia donde vamos: ellos son los nativos digitales y tecnológicos. ¡Ah! Y un apunte a los que creen que no es necesario que los pequeños negocios estén en la red: entre el 40-50% de búsquedas de servicios en Google se hacen en el entorno local.

@policia

¿Ha quedado clara la diferencia entre un “Me gusta” y un “Follow”? A esta problemática se enfrentó el CM de la Policía Nacional cuando inició su andadura en el 2.0. Bueno… y a alguna más. Al crear la página en Facebook, en la plataforma la trataban de empresa. “No sabéis con quien estáis hablando. Soy la Policía”. De hecho, “soy quien me da la gana”. Cualquier cosa para velar por la seguridad de los ciudadanos. La comunicación, en un lenguaje que se entiende. Cercano. Y con un tono serio en horario laboral y distendido por la noche. Pegado a la actualidad. Divertido, porque cuando ocurre algo importante necesita ser viral. Y lo es. Las cifras son, con perdón, acojonantes. Mensajes con más de 17.000 retuits, casi 800.000 seguidores… Nos comentó que el 98% del contenido que publican es sobre seguridad y sólo el 2% sobre el cuerpo. “Y no comparto más cosas soobre su funcionamiento porque no os interesa”. Monitoriza. Por mucho que quieras difundir un mensaje, no continúes por ahí si ves que a la gente no le importa.

@vigalondo

 


Había oído habla de @masaenf… digooo… de @vigalondo, pero no sabía quien era. Tampoco había oído hablar de su movida en 2011 por culpa de un tuit. Lo cierto es que a mí me ganó cuando dijo que antes de 2010 Twitter era diferente. Y en cierta manera, tiene razón en lo que dice. Los grandes medios no estaban allí metidos y lo que decíamos pasaba más o menos desapercibido. Ahora, para los famosetes o relevantes es más complicado. Aún así, Vigalondo sigue apostando por mostrarse en Twitter tal y como uno es, con sus luces y sus sombras. Porque así somos las personas, ¿no?.

Me encantó el argumento de que, en ocasiones, se debe alimentar al troll para exponerlo. De todas maneras, ese razonamiento puede ser un arma de doble filo. La estupidez del troll es ilimitada, y eso supone que cabe la posibilidad de que no se dé cuenta de que quedó expuesto.

¡Ah! Y por si os preguntáis qué es el líquido de su botella en la foto que encabeza el artículo… os diré que es agua. Ni ginegra, ni vodka. Ni tampoco vino blanco ;)

My #SantanderSW. Day 2 (morning)

La jornada del sábado fue tan larga y agotadora como interesante. Muchas ponencias y muy, muy diferentes. Y todas con algo aprovechable. En fin… al lío.

@pfcarrelo

Patricia vino a hablar de su libro de @Zyncro_ES. Y la verdad es que lo hizo de lujo. Una presentación impecable que a mí me tuvo pillado desde el minuto 0, y eso es complicado siendo la primera charla del sábado. Redes sociales internas dentro de la empresa, ¿para qué? Para fomentar la comunicación dentro de tu corporación, para centralizar el conocimiento, para crear una base de datos de resolución de los problemas… Si algún ex-compañero de trabajo de ACS me lee debe estar pensando: “¿eso no es algo parecido a lo que empezasteis a hacer con ARKAN?“. Pues sí. Nuestro sistema era un repositorio de documentación, que posteriormente fue implementando herramientas de trabajo y la evolución natural lo hubiera llevado a ser lo que vi en Zyncro. Y la idea me gusta. La introducción de la “gamificacion” provoca que los empleados se esfuercen por dar mejor información para ser mejor valorados por sus compañeros… y sus jefes. Me encanta.

@aledoo


¿A quien vas a creer cuando te recomienden un producto? ¿A una marca o a un colega? Si a eso le sumas que puedes ganar un dinerito recomendando productos a quienes te siguen, ya lo bordas. Esa es la filosofía que ha detrás de @karmacracy: un sistema mediante el cual las marcas ofrecen sus campañas a Karmacracy, y la app envía los enlaces de la promoción a aquellos usuarios que puedan estar interesados. Entonces tú, como usuario, compartes (si quieres) ese enlace y cobrarás por clicks que hayas recibido. ¿A que compartir mola? Pues eso es de lo que nos habló Álex. La publicidad tradicional pierde fuelle y parece que “seducir” a potenciales prescriptores de tu marca o producto puede ser más beneficioso. ¡Ah! Y que no se me olvide algo que también comentó: no todo es Silicon Valley. Aquí también se hacen cosas interesantes. Usemos apps que coticen en nuestro país :)

@TreceBits

Sin más. La creación de un contenido de calidad es lo que atrae. Pero eso cuesta y requiere tiempo. De ahí que Manuel apueste por la calidad y no por la cantidad. Me viene a la mente aquel anuncio de Manuel Luque, director general de Camp, y su “busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo”. Ahora es más fácil que nunca buscar y comparar. Y cuesta más estar entre los mejores. Hay que currarse los artículos, los tuits… y planificarlos. Ahí se invierte gran parte del trabajo. Hay que tener previsto hasta lo imprevisto. Y eso, lectores míos, no lo hace el vecino del 5º. Eso lo hace un Community Manager, que puedes ser tú mismo tras algo de formación. Repasando los tuits del evento he visto algo que generó algo de polémica: comentó el propio Manuel que descartó un currículum por el hecho de que el candidato había colgado fotos de ligues dentro de su anterior empresa. Hubo algún tuit en el que se le acusó de tener criterios sexistas a la hora de contratar personal, y alguna mujer alegando que ella no ve ningún problema en trabajar con un “Casanova”. Pero lo que vino a ilustrar ese comentario es que eso ocurre. Y que lo que publicas en tus redes se tiene en cuenta también a la hora de contratarte.

@Oliliwarner


O lo que dice el refranero español: “Es de bien nacido el ser agradecido”. Cuida a tus embajadores o prescriptores porque ellos son parte de tu estrategia de comunicación. Olivia presentó Olili y sus aventuras, una colección de libros para niños que cederá los beneficios de las ventas de su primera edición a la fundación Juegaterapia. También nos dio un ejemplo de lo importante que es la publicidad hecha en redes sociales por personajes famosos. Esto es algo que entra un poco en conflicto con lo que nos comentaba @aledoo en su charla, pero en este caso hablamos de un producto de marcado carácter solidario y orientado a los niños. Y a esto nos sumamos todos siempre. Como dice @jcarranza71, “El networking (o el efecto viral) de una acción solidaria es mágico”

@pacovazquezh


Paco Vázquez está al frente del equipo de Community Managers de Movistar. Y hay que tenerlos bien puestos para asistir como ponente, con ese cargo, a un evento de Social Media en el que tu marca se encarga de dar (y muy mal) la cobertura WiFi. Lo digo porque no todo el mundo es capaz de desvincular la calidad de un producto o marca con la de su servicio de atención al cliente. Y de eso es de lo que íbamos a hablar. De cómo una marca como esa gestiona la enorme cantidad de mensajes que le llegan.

Es complicado resumir esta charla porque se dieron muchas claves para gestionar la atención al cliente. Empezando por la monitorización de críticas salvajes (#timofonica, #vomistar), el planificar acciones que sean divertidas y sorprendentes (atender en Twitter con frases “Yoda’s style” el día del orgullo friki), presentarse con el nombre del CM que atiende para rebajar tensiones… La web social ha obligado a las grandes empresas a dar este paso para estar cerca de sus clientes, escucharles, y ofrecerles las soluciones que precisan. Y en ello debe ir toda la estructura empresarial de la mano porque si no se resuelven los problemas… volvemos de nuevo al inicio. Y sobretodo me quedo con el listado de Características que un Community Manager debe Cumplir para Conservar su Curro:

  • Común (sentido)
  • Creación de Contenido
  • Cariño
  • Cultura
  • Conversación
  • Creatividad
  • Carácter
  • Constancia
  • Cercanía
  • Coherencia
  • Capacidad
  • Calidad
  • Curiosidad
  • Cool
  • Calma

My #SantanderSW. Day 1

Dejaré las conclusiones de este SSM (Sarao Social Media) para un último post, pero ya adelanto que este año las mejoras con respecto a la edición de 2013, a mi entender, han sido muchas. Se decidió no hacer charlas simultáneas (eso es bien), el Hotel Santemar ha demostrado ser un mejor lugar para acoger este evento… Mención aparte se merece la WiFi que se ha comportado igual (de mal) que el año pasado (y que en otros eventos de este tipo).

En mi opinión, la jornada del viernes fue la más floja. Quizá porque a @Yoriento ya lo tengo muy visto, porque la charla de @gomezdelpozuelo me pareció demasiado obvia o porque pasé de la de @borjavdj. No lo sé. Lo mejor fue que, al volver de mi parada para el café, me encontré con la sorpresa de @IoTSantander, algo que me llenó de “orgullo y satisfacción”. Pero bueno… por partes.

@Yoriento

Alfonso tiene una legión de detractores importante en Cantabria. Ignoro si fuera de aquí le ocurre lo mismo, pero lo cierto es que frases como “Para parecer un experto tienes que ser experto en parecerlo” o que “no hay parados, sino gente sin clientes” levantan ampollas. La segunda afirmación la encuentro bastante discutible. La primera, la defiendo. Es imprescindible saber comunicar bien tu conocimiento. Si lo haces mal la gente no te tomará en serio. Si no lo haces, ni siquiera te encontrarán para ofrecerte un trabajo (recordemos el evento: esto va de redes sociales).

La idea que transmitió, al igual que muchos ponentes, es que debemos crear contenido para ser visibles en la red. Contenido que aporte calidad, que interese y que, en definitiva, nos posicione para que seamos fácilmente encontrables. Una charla amena, como siempre, que puede que en ocasiones nos perdamos el contenido entre risas y vídeos de los Simpson. Pero recomendable al fin y al cabo.

@gomezdelpozuelo

Para mí, el mejor resumen de la charla. Quizá porque yo ya soy consciente de que este cambio que estamos viviendo no va a volver atrás. Puede que la exposición estuviera preparada para personas y empresarios de la vieja escuela. Si es así, creo que no era el lugar adecuado. Aún así, me quedo con una idea para transmitir a actuales directivos: piensa en tu empresa como si tuvieras que volver a crearla desde cero.

@borjavdj

Nada que decir. Cambié su charla por un café con @chicainoportuna, al que se sumó más tarde @juanpt. Mola saber que las cosas en @gpmess siguen su curso y que pronto podremos disfrutar de esa app en iOS. Hay ganas de utilizarla :)

@IoTSantander


Queda feo poner un tuit propio, pero oye… si lo retuiteó la cuenta de @IoTSantander será porque es interesante, ¿no? Digamos que esta charla/presentación nos vino muy bien a modo de introducción de la que @JavierSirvent nos dio el domingo. Internet de las cosas. Miles de sensores repartidos por cosas, animales o nuestros cuerpos proporcionando información a nuestros dispositivos. Aplicaciones que, tras analizar los datos, nos proporcionarán las conclusiones que necesitamos. Qué maravilla… y qué miedito al mismo tiempo.

@BrunoCendon comenzó poniéndonos las pilas con los conceptos y más tarde @roci_munoz y Ruth González pasaron a lo práctico. Bruno puso ejemplos del Internet de las Cosas dedicado al ocio, como lámparas que cambian su iluminación dependiendo de “estado de ánimo” de Twitter o el proyecto Heineken Ignite mediante el cual nuestras botellas de cerveza se iluminan al ritmo de la música. Más tarde Rocío nos enseñó desde dónde podemos obtener datos y más datos de Santander para jugar con ellos y crear nuestras apps. Un ejemplo es el de DISMAP, una aplicación que, según Ruth, permitirá que las personas con dificultades de movilidad reducida sepan qué camino tomar para llegar a un punto, sin miedo a encontrarse barreras arquitectónicas (pasos de peatones sin rebajar, aceras cortadas por obras…).

Pero lo mejor de este #IoTSDR es que pretende ser un encuentro de personas interesadas en el Internet de las Cosas. No importa el campo. Está abierto a cualquiera que quiera aportar ideas a esta revolución que estamos viviendo. La cita se dará cada dos meses y puedes inscribirte aquí para no perderte la siguiente.

Coming soon… My #SantanderSW. Day 2 (morning)

Turistopia 2013 (basado en hechos reales)

Habían pasado ya dos semana. A la velocidad que circula la vida en estos tiempos, podía considerarse que eran ya demasiados días para escribir un artículo sobre el congreso, y más aún para una persona como él, que suele teclear con el corazón en los dedos. De camino a casa pensaba: “¿Cómo empiezo? Ya no es momento de ser espontáneo. Todo aquello que quedó a flor de piel ya no sé dónde está. Y si no es así…“.

Nada más entrar se dirigió a la cocina y se sirvió una copita de vino. “Lo que daría yo ahora por una de aquellas hamburguesitas del networking“, pensó. Trajo de la habitación el iPad que había quedado abandonado 15 días en un cajón y lo puso sobre la mesa. Lo miró fijamente mientras paladeaba un segundo trago. “Vamos allá“, se dijo.

La sorpresa al abrir la tapa de la tablet fue mayúscula. De repente, y de manera inesperada, un olor fresco, como de naranja, se coló nariz arriba y activó zonas del cerebro que parecían dormidas. La teoría que explicó @albertmajos en la que relacionaba olores y vivencias cobraba todo su sentido. El aroma tan divertido que habían creado para Turistopía hizo que nuestro amigo se transportara de nuevo al salón del Restaurante Gaztañaga.

Como un navajo puesto de peyote, comenzó a recordar… Ya no vale ver, sino que lo que prima en el turismo (¿y en la vida?) es sentir y hacer sentir. Tenemos Google StreetView y millones de fotos en la red con las que quizá podamos visitar lugares con mayor detalle, pero… lo que hace un destino único son las circunstancias que lo rodean. Provoquemos unas que impacten al turista de manera que sus expectativas se vean superadas. Sorprende. Muestra cosas que no muestra nadie, o enseña lo mismo desde una perspectiva diferente. Emociona. Cuenta con el valor humano, que es lo que hace único un lugar. Apasiona. Sólo desde la sinceridad de tus actos podrás transmitir lo que deseas. Facilita. Haz un destino para todos, en el que nadie se sienta excluído.

Despertó del trance, aturdido por todo aquello que acababa de pasar por su mente y su piel. La culpable, la tira aromática con el olor creado para Turistopía, se había quedado atrapada allí durante los 15 días. Era lo que necesitaba. Volver a palpar lo mismo que aquella tarde tan intensa. Ahora, sin temor, ya podrá ponerse a ello.

#SantanderSW: las charlas

El que diga que sabe algo de este mundo es probablemente el que menos sepa de todos

Una de esas frases para la posteridad, ¿a que sí? En mi boca (o mi blog) no pasa de ser un copy/paste de un tuit cualquiera de @ifilosofia, pero cobra otra dimensión si quien la pronuncia es @sebasmuriel al inicio del #SantanderSW al referirse al mundo de las redes sociales [vídeo completo]. Esto está empezando, pero llega para quedarse. Algunos creerán que es una moda pasajera y que acabará desapareciendo. Yo no puedo estar de acuerdo. El tejido comunicativo entre personas que ha creado en Social Media no va a ser tan sencillo de desmontar, aunque puede que evolucione. En Tuenti, por ejemplo, han detectado que una parte de las conversaciones que antes se tenían en su sistema ahora han pasado a Whatsapp, y se han marcado como objetivo el recuperarlas.

¿Para qué? Pues para recoger desde ahí las opiniones de usuarios, de clientes de cualquier tipo de marca y producto. De hecho, @catalinapons nos apuntó posteriormente que para la gente de marketing, las redes sociales suponen tener opinión directa de los clientes, algo valiosísimo si como empresa sabemos interpretar y medir todos esos datos, recomendaciones, intercambios e interacciones. Pero medir… ¿el qué? Pues de eso nos habló @pere_rovira [presentación en Slideshare], o por lo menos lo intentó. Comenzó diciendo que no acababa de saber cómo acotar el ámbito de las redes sociales, y cual es su impacto económico. Poco a poco fue desenredando la madeja, y lo que prometía ser una charla sobre analítica pura y dura se convirtió en una serie de pinceladas de estrategia en redes sociales. Nos habló de las fuentes de tráfico Xavi y Messi (o como alguien tuiteó, las Özil y Cristiano): aquellas que preparan al usuario a realizar la compra, y las que directamente lo incitan para rematar. También introdujo el concepto de dark social (que yo desconocía), y que no es otra cosa que el flujo de visitas que pueden venir por otras fuentes que no han sido controladas. Pere también hizo hincapié en algo que las redes sociales nos ponen “a huevo”: la segmentación de clientela potencial.

SocialBro, herramienta orientada a Twitter, nos puede ayudar también en ese aspecto. @javierburon vino a hablar de su libro, y lo hizo muy bien. Comenzó explicando la historia de su proyecto #FollowFriday, y que cuando lo dieron por acabado pensaron en sacar rentabilidad a sus 60.000 seguidores. Antes debían saber quienes eran, así que buscaron en Google herramientas que suministraran esa información. Al no encontrar ninguna se dijeron: “Vamos a hacerla nosotros”, y de ahí nació @socialbro. De lo que me quedo de esta charla no es con las estadísticas que es capaz de darte esta aplicación, sino con la anécdota que les hizo darse cuenta del potencial y repercusión de las redes sociales. Al volver de un encuentro con desarrolladores de aplicaciones de Twitter en San Francisco se encontraron con una hermosa factura de Vodafone de 5.000€. Comenzaron a hacer ruido en Twitter. La redujeron a 300€. ¿Quien dijo que invertir en Social Media no da dinero? ;)

Sobre dinero no habló la gente de @aumentha, pero sí de política y análisis de campañas electorales en Twitter (sobre dinero, política… he estado fino, ¿verdad? :P). Estaremos de acuerdo que las conclusiones de esos análisis no son extrapolables al conjunto de la sociedad ya que no todos los votantes tienen acceso a esta tecnología, pero sí arrojan datos interesantes como las reacciones de la gente durante un debate televisado. Tema aparte fue el del uso que los políticos hace de las redes sociales, ya que la mayoría las utilizan como mero altavoz propagandístico en campaña. Siguen usándolo como medio unidireccional y no conversan. Excepciones que confirman la regla son las del Ayuntamiento de Jun, en Granada, en el que todos sus empleados municipales usan twitter para atender incidencias ciudadanas.

@EriSofi también insistió en que la conversación sea bidireccional. Como directora de la Escuela Online de Marketing Gastronómico, opinó sobre el uso que hace la hostelería de las redes sociales. Y por lo visto lo hacemos mal. Habló de atacar a las emociones para influir en la decisión del consumo, de aportar valor desde un blog y de la importancia de sus contenidos. El 99% de usuarios de la red consume lo que publica el 1%. En este campo, en el que cuento con algo de experiencia en el mundo de las redes sociales, he de decir que es importante estar y atender. Una crítica negativa no atendida convenientemente puede afectar y mucho a tu local.

Desde Telefónica parece que se han dado cuenta de que el uso del Social Media como canal de atención al cliente es primordial. Ahora ya no nos apetece hablar por teléfono cuando podemos emitir una queja en un tuit. Y en ese sentido presentaron de la mano de @agucardenas el “Telefónica Social Media Gateway”, un sistema que pretende concentrar toda esa atención desde un único lugar, para que los teleoperadores y los Community Managers no vayan cada uno por su lado. Agustín también hizo un apunte sobre lo caótico de emprender la aventura de “quedar expuesto” en las redes sociales. Un caos al que uno llega a acostumbrarse y a controlar, por lo menos un poco, con el tiempo.

Pero para caos y polémica, la generada por el tema del periodismo en las redes sociales en este congreso. @beltxun, director de innovación de los medios regionales de Vocento, confesó que desde los medios no se suele escuchar a los usuarios. De ahí que los periodistas puedan salir reforzados con el uso de las redes sociales ya que nosotros queremos interactuar con personas y no con marcas. Puede que yo, como consumidor de noticias, me acabe identificando más con un periodista que con el medio y me acabe creando mi propio periódico con un lector de RSS o una lista de Twitter. Un periodista puede llegar a gestionar su propia reputación y ser relevante por si mismo y no por el medio en el que trabaja.

Una reputación que, según @catalinapons, está gestionada en cierta manera por Google ya que… ¿quien llega a la tercera página de resultados al hacer una búsqueda? Nos quedamos, no con lo mejor, sino con lo que está mejor posicionado en el buscador. Y a la hora de decidir la compra ya no nos fiamos de la publicidad, sino de las opiniones de los consumidores aunque sean unos completos desconocidos. Confiamos en la inteligencia colectiva.

Y eso pareció también que piensan los integrantes de @gpmess. Después de la presentación de la herramienta por parte de @javilopezg y de la apasionada y emotiva explicación del concepto geosocialización que hizo @chicainoportuna, @jbadaboom preguntó a la audiencia directamente si las ideas que tenían eran buenas. Fue una charla en la que el concepto 2.0 volvió al MundoReal™. Digamos que esta aplicación pretende cambiar el concepto de TimeLine por el de PlaceLine, dando importancia al lugar sobre el resto de cosas. Vincular emociones, sensaciones y ofertas (hay que monetizar) a rincones o establecimientos. Espero que se suba pronto la charla porque no hay nada mejor para convencerse de las bondades que pueden aportar los “yipis” que escuchar a Paula.

Del resto de charlas no puedo comentar, pero se puede consultar el hashtag #SantanderSW y los vídeos que irá subiendo El Diario Montañés. La verdad es que entre ponencias coincidentes en el tiempo y las conversaciones de pasillos, uno no llegaba a todo :)

Los socialtrip, mucho más que un socialtrip

¿Que qué es un socialtrip? Pues… si un blogtrip es un viaje al que se invita a una serie de bloggers especializados para que después expliquen su experiencia en ese destino, un socialtrip viene a ser lo mismo con gente muy activa en redes sociales, especialistas en diferentes campos y que comparten su experiencia en el momento que la están viviendo. Dos ejemplos son las experiencias de #sienteTeruel y la recientemente finalizada #galdakaON.

Los invitados explican en cada momentos lo que ven, lo que sienten, lo que escuchan y lo que saborean usando twitter, Facebook, Instagram, Pinterest y toda red social que tengan a mano. Una manera de promocionar el territorio que visitan, porque ese es el objetivo que buscan los organizadores y quienes les contratan: enseñar la multitud de posibilidades de ese destino turístico y cómo los visitantes se relacionan con sus gentes. Se muestra el paisaje, los monumentos… pero también a las personas que forman parte del territorio.

Hace un tiempo leí un artículo que explicaba que los hangouts de Google+ estaban ayudando a “salir de viaje” a aquellas personas que, por diferentes motivos, no pueden levantarse de la cama. Hoy, buscando ese artículo me he encontrado con este otro que habla de John Butterill, un fotógrafo que un buen día decidió llevar su móvil con una sesión de hangout abierta durante uno de sus paseos fotográficos con ese mismo objetivo: mostrar un rincón del mundo a gente que jamás podrá acceder a él. Con diferentes herramientas, resulta que #sienteTeruel y #galdakaON han conseguido lo mismo: llevarme a lugares a los que difícilmente podré acceder y hacerme vivir experiencias que de otro modo serían inalcanzables.

Así que desde aquí solo me queda dar las gracias al equipo de @eventosfera y @etham por llevar adelante este proyecto y a todos los participantes en estos socialtrip por compartirlo sobre el terreno. Gracias por llevarme al fondo de una mina, por enseñarme a hacer queso, por la excursión a buscar trufas, por el rato de frontón, por compartir la preparación de un marmitako o enseñarme unas vistas impresionantes al despertar.

Turistopia. Algo más que unas charlas sobre turismo

Tengo que reconocer públicamente que el motivo número uno que me impulsó a ir a Turistopia el pasado jueves no fue el nombre de las mesas redondas, ni el conocer el precioso museo de Reproducciones de Bilbao, ni el enorme interés de las charlas, ni el Klout de los moderadores. De todo eso también disfruté, por supuesto, y saqué del allí conceptos y enseñanzas útiles. Pero la provocación de @turiskopio fue dar la posibilidad de compartir una cena con toda esa gente maja.

Y desde el principio todo destilaba buen rollo. Empezando por la amabilidad y predisposición de Jake a echarme una mano a la hora de salir del coche, los detalles del catering (con esas piruetas de chocolate), el ambiente acogedor de la sala, la música en directo… Incluso el nerviosismo inicial de Natalia en la presentación le daba un toque de ternura; esa que te genera el anfitrión que organiza una cena en su casa para enseñarla a sus amigos. Así decidió presentar turistopía.

El reto de un regalo bien envuelto, de un pintxo bien presentado… es que el interior te deje buen sabor de boca. Y @NaniArenas abrió fuego presentando las dificultades de promoción en la red de un destino turístico que no está de paso, tiene eñe en el nombre y no tenemos claro cómo escribirlo: (L)A Coruña. Introdujo conceptos interesantes como el de despertar la curiosidad de los mismos habitantes sobre aspectos de la ciudad (muchos desconocían que Picasso aprendió a pintar allí) para que ellos mismos sean partícipes de la promoción, cosa que me hizo pensar en los Héroes Locales de Nomaders. También habló de aprovechar iniciativas espontáneas de la gente como el caso del hashtag #coruñasemueve.

En esa misma mesa de genialidad participaron @puytri con la explicación de cómo se montó tweet-trip, y @elimatarranya y @javisolfa convenciéndonos de que la unión hace la fuerza. Puy hizo hincapié en que la creatividad es la base sobre la que deben construirse los proyectos de regiones pequeñas y con menos recursos económicos. Me gustó mucho la idea de dar sorpresas tuiteables, cosa que empezó ya antes de la celebración del congreso enviando a los ponentes cajas con tierra y unas tijeras para vendimiar. La aportación de Eli y Javi estuvo más orientada a explicar que debemos colaborar. Se insistió en la idea de la desaparición de la competencia, entendida como que es positivo recomendar servicios alternativos a los tuyos porque acaba repercutiendo positivamente en la economía del territorio. También se subrayó que las iniciativas pública y privada deben ir de la mano y colaborar.

En la mesa dedicada al cambio descubrí a @eaastei quien nos estuvo hablando de la Casa Vita. No recuerdo mucho de lo que dijo, la verdad. Algo comentó sobre los alojamientos sostenibles y que la casa que iba a presentar generaba más electricidad de la que consumía, que tenían un sistema de depósitos para aprovechamiento de agua que funcionaba nosecomo… Fue comenzar a ver fotografías del sitio en cuestión y centrar mi atención en el sentido de la vista. Recuperé el oído cuando @etham comenzó a ametrallar a la audiencia con píldoras de conceptos sobre comunicación y emociones. Defiende algo que ya oí en el #CICD un par de días antes: las redes sociales no nos han cambiado, sino que nos están ayudando a retomar la comunicación con las personas porque esa es una faceta vital del ser humano. Y que las emociones que nos provocan los mensajes es lo que nos hace escoger destino (el PVP también puede ser emocionante como me apuntó @puytri :P) y que las emociones que nos generan los destinos provocan que los compartamos. Al hilo de esta charla de Luis comenzó @danieltellez con su presentación ilustrada con “Angry Clients” y dos datos estadísticos que me dejaron de piedra: 4 de cada 5 clientes insatisfechos no muestran su descontento al proveedor del servicio, pero luego el 80% de ellos lo cuenta a su círculo cercano por cualquiera de los medios que tiene al alcance. Nos presentó las herramientas que Qabi pone a disposición de los clientes para que puedan dar su opinión de una manera más cómoda. Mientras pensaba cómo debe ingeniárselas para ir puerta a puerta vendiendo sistemas que facilitan que la gente se queje, me di cuenta que el modelo es buenísimo. Si como proveedor de servicios puedes canalizar el descontento inicial, el trabajo después es mucho más sencillo para mejorar el negocio y la atención post-venta.

Después de txiquito-break (espectacular, con bocadillos, canapés, frutos secos y las mencionadas piruletas de chocolate) amenizado por la música en directo de nuestro Antonio Flores y Sabina particular (entre otros) seguimos con la mesa dedicada a la felicidad. No pudo habe mejor cierre. En primer lugar, con la intervención de @BOT_opentourism quien nos presentó su proyecto de “emprendedor perroflauta” como él mismo definió y que en la web de Turistopía introdujo como “Tú compartes tu pasión por correr y nosotros nuestra ciudad contigo”. Un discurso desenfadado y unas diapositivas en las que qua nos dejó los tuits hechos. Repasó los problemas que uno suele encontrar a la hora de emprender como que los “hazme caso” de aquellos que creen saber más que tú sobre tu proyecto o que es primordial escuchar tu interior. “Si crees que es tu momento, no pienses si es el momento”, dijo Sergio. Un corredor guía turístico, quien como muchos de los que se lanzan con proyecto innovador, no saben que IAE deben escoger. Le siguió Nikko Gutiérrez, propietario gerente de @hoteldonamayor y espectacular monologuista. Nos hizo pasar un rato muy divertido mientras nos explicaba curiosidades de los visitantes (como una de un crítico de El País) y la liturgia de las pantuflas: un servicio al peregrino del Camino de Santiago que hace mucho más cómoda la entrada al hotel: se eliminó el mostrador, se instaló un sencillo pediluvio y un armario con pantuflas. Ahorrarle al caminante de hacer el trámite del check-in de pie en la recepción es uno de las mejoras implementadas tras escuchar al cliente. Y lo agradecen. Eso, y la comodidad de las habitaciones aunque a veces los huéspedes se sienten raros cuando la habitación que deben ocupar es la adaptada para discapacitados. En ese aspecto @asaltodemata, último ponente, le comentó que siempre puede hacerse escamoteables algunas de las ayudas técnicas que tienen estas habitaciones para que todo el mundo se encuentre cómodo. Un Miguel Nonay que con su humor ácido le quita hierro al asunto de vivir con una discapacidad. Y para su normalización e integración, aboga precisamente por prescindir de espacios alternativos y crear lugares no limit friendly. Si tener dos rutas, una adaptada y otra no, resulta el doble de caro de mantener que una sola, dejemos la que de acceso a todos. Y hablando de dinero, comentó que las personas con dificultades de movilidad siempre viajamos acompañados, como mínimo, de una persona. Y si tenemos en cuenta que hay soluciones de accesibilidad baratas, concluímos que el turismo accesible es rentable. Y además somos un colectivo que nos fiamos mucho de las recomendaciones de gente con nuestra misma problemática ya que no todos los afectados por una misma discapacidad tenemos las mismas necesidades.

Y eso fue Turistopía: 1 evento. 3 mesas. 9 ponentes. 2001 ideas… y un sinfín de buenas sensaciones.

Netpredicadores y socialbelievers

Publicaba ayer Ana Santos en eleconomista.es un interesante artículo acerca de si las empresas deben planear estrategias de presencia, comunicación y venta basadas en redes sociales o por el contrario… bueno. De hecho, no plantearse entrar ese mundo se responde con un par de preguntas que ella misma hace:

¿No es demasiado lujo rechazar a millones de usuarios? ¿no es demasiado osado rechazar a una generación que ya se asoma o se asomará más a la ventana del mundo de la red que a la puerta de un establecimiento?

Yo, como ella, también soy netpredicador. He visto y he palpado los beneficios de tener una buena comunicación y atención al cliente basado en la presencia en Facebook y Twitter. Y no solo ahí, sino también en otras redes sociales más específicas del mundo de la hostelería como pueden ser Foodspotting, Forkly y TripAdvisor. Pero, además, soy socialbeliever. Estoy convencido que todos estos entornos que nos permiten compartir, opinar e interactuar con otros usuarios, o mejor dicho, personas, nos está haciendo abandonar la reclusión y aislamiento al que nos hemos autosometido los ciudadanos de grandes ciudades. Hemos vivido una etapa fomentando el individualismo y la competitividad, y ahora empezamos a ser conscientes de que compartiendo podemos ser mucho mejores. Descubrir Kronet, una comunidad de enfermos crónicos, familiares y cuidadores que comparten experiencias y consejos, hace que sea imposible no creer que algo está cambiando. Comenzamos a dejar a un lado el miedo a decir lo que nos ocurre para que otros nos digan lo que ven y como creen ellos que podemos seguir adelante.

Inteligencia colectiva. Expón tus problemas, que siempre habrá más gente dispuesta a ayudarte a solucionarlos que personas que quieran aprovecharse de esa debilidad. Deja que las opiniones de otros te muestren el camino para mejorar. Escucha a todos, localiza las verdades de aquellos a los que les importas e ignora a los que no te quieren. Analiza consejos, decide, toma acciones y explica los por qués si lo crees necesario.

Y si vemos claro que este proceso nos puede ayudar a nuestro crecimiento como personas, ¿por qué no aplicarlo para mejorar también nuestras empresas? Ahora tenemos la oportunidad de escuchar.