Yo también #quieroMiSemáforo

Estimado Joan Ribó,

Quiero mi semáforo. En serio. Y me voy a enfadar mucho si el día 3 de diciembre no se popularizan en Valencia algunos pasos de peatones para la integración en los que aparezcan el símbolo de la silla de ruedas. Porque yo, hasta hace un par de días me sentía identificado con una silueta verde que parecía caminar, aunque yo no lo pueda hacer. Pero ahora, después del despliegue de los semáforos paritarios, para mí ese símbolo ha dejado de significar “persona” y ha pasado a ser “hombre con la capacidad de caminar”.

Los humanos, aunque no lo parezca, somos listos y sabemos contextualizar los símbolos. ¿O acaso crees, Joan, que la humanidad está esperando un par de números a derecha e izquierda de la bandera de Cruz Roja para resolver una suma? Sabemos que esas siluetas humanas tienen distintos significados dependiendo de si están en rojo en un semáforo o en la puerta de un baño. Querer dotar de sexo a algunos símbolos va a provocar que ahora tengamos que pensar dos veces antes de evacuar un local por una salida de emergencia, no vaya a ser que algunas sean solo para hombres.

¿Y por qué pido un semáforo ensillado y no la retirada de los paritarios? Porque estos sí tendrían sentido si se les dota de algo más. Por ejemplo:

  • señalar un itinerario accesible, dando así la seguridad a una persona discapacitada de que no se va a encontrar barreras arquitectónicas cuando llegue al otro lado
  • indicar que el tiempo del semáforo en verde es superior al habitual, quitándonos el estrés que nos supone a algunos de nosotros el cruzar una calle con el tiempo justo

Eso sí: a estos va a ser jodido ponerles falda ;)

Cuando las redes son algo más que un proyector de nosotros

Quería iniciar estos sábados sociales con algo positivo ameno, pero en un día como hoy es inevitable hablar sobre lo ocurrido anoche en París y sus consecuencias. Quería centrar la atención, concretamente, en dos etiquetas aparecidas en redes sociales con fines muy diferentes:

  • #PorteOuverte: creada en el mismo momento de los atentados por la sociedad parisina, esta etiqueta comenzó a ser usada por todas aquellas personas que, en el momento de los atentados, estuvieran en la calle y buscarán un lugar seguro donde ir. La idea era indicar que su casa tenía las puertas abiertas para acoger a todo aquel que se sintiera desprotegido.
  • #NotInMyName: esta etiqueta fue utilizada el año pasado como promoción de una campaña de Active Change Foundation con el propósito de recordar que ISIS no actúa por boca de todos los musulmanes. Ahora se ha recuperado con el mismo motivo: dejar claro al mundo que estos terroristan no atentan en su nombre.

Algo destacable también ha sido la activación de una utilidad que Facebook tiene para situaciones de emergencia. Si la red social, en el momento de los atentados, tenía constancia de que estabas en París, te lanzaba un mensaje dándote la posibilidad de decir que estás bien. Es un buen sistema para tranquilizar a familiares y amigos, ¿no crees? ;)

Carta a Eluana

Me ha costado, pero lo encontré. Se han escrito millones de píxels explicando que llevabas en coma 17 años, que tu padre llevaba tiempo intentando que te dejaran morir porque tú así lo habías expresado, que tu presidente Berlusconi impulsó un decreto urgente para intentar mantenerte con vida, que se aprobó por unanimidad supuestamente bajo amenazas y que el presidente de tu República se negó a firmarlo para ratificarlo, que te llevaron a un hospital del norte de Italia donde te retiraron la alimentación que te mantenía con vida, que Il Cavaglieri reunió al Parlamento este fin de semana y redactaron un proyecto de ley para obligar a que te volvieran a entubar, … y que parece que te olías que se iba a aprobar en un tiempo récord porque decidiste morir antes de lo previsto. Como te decía, he tenido que buscar un poco para encontrar que tenías 38 años. Es curioso … no has podido ser protagonista el día de tu muerte.

No sé si tu padre te ha mantenido informada de todo esto, o ahora te has enterado dónde quiera que estés, pero por si acaso quería decirte que en el mundo terrenal, y empleando una frase de que se ha puesto de moda en España, “la habéis liao parda” (no te preocupes. Te explico otro día de qué va). De todas maneras, y para tu tranquilidad, este revuelo no durará mucho. Se discutirán y alzarán la voz los partidarios y detractores de tu padre durante … ¿un par de meses quizá? Eso siendo generoso, claro. Pero como estas cosas no dan ni quitan votos, el tema de la eutanasia quedará de nuevo en el olvido como pasó aquí cuando lo puso de moda Ramón Sampedro. Porque eso es lo que acaba siendo, un tema de moda, recurrente para desviar la atención.

Berlusconi ha dicho que has sido asesinada; que lo tuyo no fue una muerte natural. Muerte natural … Me hace mucha gracia esa contrucción, sobretodo en este caso cuando tu vida ha sido mantenida artificialmente durante casi la mitad de tu existencia. Y por lo visto no quieren dejarte en paz todavía porque como no esperaban que murieras tan pronto (pronto … después de 17 años en coma) querrán averiguar si te administraron algo, o vete a saber.

No sé … Nunca me atrevería a criticar la decisión de tu padre. Espero serlo algún día, pero sin tener aún un hijo ya me imagino que, si ya debe ser muy duro perder a uno, más lo será decidir que debe morir. Aunque en este caso también podríamos decir que tu padre quiso que no siguieras sufriendo, o lo que sea que sintieras estando tanto tiempo en coma.

Por lo visto tú lo querías así; no estabas dispuesta a soportar que unas máquinas te mantuvieran artificialmente. Y mucha gente critica eso alegando que debe defenderse el derecho a la vida por encima de todo. Yo no tengo nada en contra de ellos, ¿eh? Al contrario. Pero lo que no tengo claro es que ellos sepan, o se hayan planteado, que es vivir. ¿Es únicamente ser? ¿Existir? Porque las piedras existen, pero no nos atrevemos a decir que estén vivas.

Yo me alegro por ti. Porque al final se haya cumplido tu deseo y que ahora, seas lo que seas y estés donde estés, seas feliz. De todo esto yo solo saco en claro una cosa que creo que debería respetarse y puede que incluso estar presente en la Declaración de los Derechos Humanos (ya, ya … no te rías. Ya sé que tampoco eso sirve para nada). La cuestión es que si ninguno de nosotros hemos decidido el venir a este mundo ni en qué condiciones, ¿por qué no se nos da en todo momento el derecho a poder irnos cómo y cuando queramos? ¿No se debería respetar esta decisión individual?

Un beso, Eluana. Y otro también para tu padre.