Cercenar

cercenar

Del lat. circināre ‘redondear, dar forma de círculo’

  1. tr. Cortar las extremidades de algo.
  2. tr. Disminuir o acortar algo. Cercenar el gasto, la familia.

No sé por qué me ha venido esta palabra a la mente este mediodía: cercenar. Conducía y mi cabeza era un hervidero de frases poéticas lapidarias (tampoco sé por qué razón) y, de repente, me ha aparecido entre etiquetas h1 la siguiente frase:

Tu indiferencia como la hoz
que cercena nuestras memorias.

Más allá de la frasecita (que puede tener su aquel), me ha impactado la sonoridad de ese verbo. Cercenar. Decapitar es larga, arrancar es violenta, segar evoca al mundo rural, borrar es genérica… en cambio, cercenar me ha parecido sublime. Es como si se cortara en dos golpes. Dos pases de hoja. El primer zas corta por completo y el segundo, de vuelta, asegura que no quede ningún hilo de unión vivo. Cer-cenar.

Están siendo días complicados estos últimos. Estos cambios bruscos de temperatura y las lluvias persistentes y hacen que un malestar general se apodere de mi cuerpo, en parte provocado por la reclusión obligada en casa debido al agua (entre otras cosas). Hoy, día de tregua, he salido después de tres días seguidos encerrado.

Quizá haya sido eso, mi escapada y los rayos de sol que han empapado de mi cuerpo esta mañana, lo que me ha animado a escribir unas líneas y a proponerme un reto: escoger una palabra cada semana y escribir/grabar/fotografiar/reflexionar sobre ella.

Y lo cierto es que, pensándolo bien, la palabra cercenar se adecua a muchas historias que me han dejado tocado esta semana. Desde la sentencia del caso de La Manada pasando por el vídeo del acoso en Laredo que está dando mil vueltas en la red o el caso de Cisco perdiendo su vuelo a Vilnius. En todas me toca algo la fibra. En todas tengo algo que decir y en todas encontramos matices sobre los que reflexionar.

Espero cumplir con el reto alargar este reto muchas semanas. Por fin tengo hambre de escritura sin necesidad de que alguien lea al otro lado.

unsplash-logoJess Watters

Revisitando Black Mirror. Siempre he pensado que el capítulo 1×01 es el que menos tiene que ver con la serie y de los que menos me ha gustado. Pero después de su revisión tengo que reconocer que es una pasada. Toca tantos temas…

Fuera de lugar – Revólver

Y se llega al final del reto de los 30 días de canciones… de aquella manera y sin la rutina esperada (aunque en el blog se disimule variando las fechas). Toca acabar con un tema que me recuerde a mí y eso… es complicado. En principio iba a tirar balones fuera y poner un tema me encanta como es “Man in the mirror”, pero después he pensado que quedaría muy cobarde nos mirarse al espejo (valga la paradoja). Así que me he decidido por Fuera de lugar de Revóler.

Continue reading

Apache – The Shadows #day29

Una canción de la infancia es lo que debería compartir en el (supuesto) día 29 del reto. Y la verdad es que, quitando las que cantábamos al jugar nada más salir de clase, la única que me viene a la mente estar seguro de haber escuchado es este Apache de The Shadows, aunque en honor a la verdad debo reconocer que La Trinca también tiene un rinconcito.

Y seguro que han sonado The Beatles, ELO, Pink Floyd y similares, pero recuerdo especialmente a este cuarteto que se dedicaba a hacer temas instrumentales. Es curioso… ya ni lo recordaba, pero haciendo memoria me he visto abriendo el armasrtio de los discos, poniendo el LP en el tocadiscos, mover la palanca del 45rpm a 33 y posar con cuidado la aguja sobre uno de los surcos a anchos que perimitían visualizar los silencios entre canciones.

Uno piensa en aquellos tiempos y echa de menos el ritual de escuchar música. Comprar el vinilo, cuidarlos, limpiarlos antes de reproducirlos, dedicarles espacio físico… y todo vuelve. O quizá los vinilos nunca se marcharon. Yo no tengo duda: me quedo con la comodidad y la sostenibilidad de lo digital

I can see clearly now – Bobby McFerrin #day28

Día 28, momento de destacar la canción de un artista del que me guste su voz. Lo cierto es que me ha costado un poco decidirme por una en concreto, porque más que gustarme su voz lo que me alucina es lo que hace y cómo lo hace. Finalmente he optado por esta versión del I can see clearly now.

Barajaba dos opciones para este día: El When we were young de Adela o la versión de All about that bass de Avi Kaplan. Solo dos voces extraordinarias, cada una en su estilo y registro. Pero entonces he caído en que sería muy injusto dejar fueras a Bobby McFerrin en una categoría como esta.

Olvídate del Don’t worry, be happy. Si quieres curiosidad por saber qué ha sido capaz de hacer este hombre con su registro vocal, echa un vistazo a YouTube. En serio. Puedes encontrar desde esta improvisación sobre Bach hasta este irreverente I’ve got a feeling pasando por un Autumn Leaves extraordinario con Chick Corea. Además, es un tipo que genera un buen rollo tremendo como se puede ver en este vídeo de una de sus improvisaciones con el público, o mi favorito, The power of pentatonic scale, donde experimenta con el público en un congreso de neurociencia.

Mujer que no tendré – Pedro Guerra #day27

Día 27 del retro de los 30 días de canciones. En esta ocasión toca un tema que me rompa el corazón, y de nuevo es uno de esos que tengo meridianamente claro. Se trata de Mujer que no tendré, de Pedro Guerra.

En 1995 se editaba el álbum Golosinas. En febrero de ese mismo año tuve un accidente de moto que me causó una lesión medular completa a nivel de la sexta cervical. Eso tuvo algunos efectos colaterales, como perder movilidad, sensibilidad, o la novia. En ese momento me dijo que lo dejaba porque ella se había prometido de pequeña no estar nunca con alguien discapacitado (sic). Con el tiempo y la perspectiva se da cuenta de que eso lo utilizó como una excusa. Ella tenía 18 años, no llevábamos mucho tiempo juntos… pero en aquel momento, cuando uno está enamorado y ella ha estado más o menos junto a ti durante los cuatro primeros meses, pues esas palabras se incrustan en el recuerdo de tal manera que se quedan allí de por vida.

Mujer que no tendré
que no adivinará
mis buenas luces

Recuerdo una conversación con la secretaria de la planta de lesionados medulares, a quien firmábamos los pases de fin de semana para irnos a casa. Hablando con ella sobre lo ocurrido, lo jodido que estaba y el sentir que nunca más me iba a enamorar de alguien (¡JA!) me dijo algo que convertí en mantra y que a día de hoy me repito cuando estoy de bajón: “Eres joven. Volverás a querer a alguien. Pero más importante que eso es convencerte de que mereces que alguien te quiera y debes dejar que lo hagan”. En aquel momento no le di mucha importancia pero más tarde, al empezar de nuevo a salir y tomar una rutina de ocio, lo entendí perfectamente.

Mujer que no tendré
que nunca sufrirá
mis malos ratos

Porque vas a bares, fiestas, discotecas… y notas que las tías te miran más que antes, y no (solo) porque estés cañón. Ahora llamas más la atención y no quieres confundir interés con curiosidad, así que no te acercas para no cagarla, o desconfías cuando se acercan a ti. Y un día alguien toma la confianza necesaria para sentarte en tus rodillas y besarte, pero piensas que nunca irá más allá porque nadie querrá añadirte a ti en las preocupaciones de su vida. Entonces en cuando uno recuerda aquellas palabras y se da cuenta de que no vale la pena o pensar ni convencerse de que esa es la “mujer que no tendré”. Es mejor permitirse el acercamiento y esperar que sea ella, o la vida, quien responda.

When I fall in love – Nat King Cole #day26

Día 26. Día para compartir un tema con el que te dan ganas de enamorarte. Para mí, está claro: When I fall in love.

Y está claro por un par de motivos. El primero es que la primera vez que escuché la canción “de verdad” me pilló en una temporada que mi amiga Eva denominaría como “moñas” (aunque según ella ese sería mi estado permanente 😜). Escuché la versión que Céline Dion incluyó en su disco The Colour of my love (Sí. Lo tengo. Ese, y dos más. No subestiméis su voz al estilo Meat Loaf en el temazo It’s all coming back to me now). La cuestión es que me encantó y, después de escucharlo unas cuantas veces, caí en la cuenta de que ese tema lo había oído en algún otro sitio.

Efectivamente. Ese tema forma parte de la película “Algo para recordar”, una comedia romántica no apta para diabéticos que consagró a Tom Hanks y a Meg Ryan como la pareja cinematográfica de los 90 después de “Joe contra el volcán” y antes de “Tienes un e-m@ail”. Y seguramente me pillaría dentro de la misma época moñas, pero no me duelen prendas en reconocer que la peli también me gustó. Mucho, además.

Volviendo al tema musical, me quedo con la versión original de Nat King Cole. Este tipo tenía una voz inigualable y, pese a que la de Céline es más potente, mucho más adecuada para un tema así.

Jammin’ – Dora Postigo & Bimba Bosé #day25

Día 25 del reto. Tema de alguien que ya no esté vivo. Tras la restricción impuesta de ser un artista que “en condiciones normales de esperanza de vida debiera estar vivo, la elección estaba entre dos. Finalmente opté por Bimba Bosé y el dueto que hace con su hija interpretando Jammin’ de Stevie Wonder.

Y es que la primera opción era Fly me to the moon de Sinatra pero después he pensado que era injusto dejar fuera a tantos y tantos artistas fallecidos que opté por ponerme un par de restricciones: que la canción no estuviera vinculada a una banda y que la persona, en condiciones de esperanza de vida normales, debería estar viva en estos momentos. Y ahí me quedaron dos opciones: Amy Winehouse o Bimba Bosé.

He optado por la segunda porque me parece que cumple mejor con el concepto de artista. Conocí su faceta de cantante con la canción Como un lobo que cantaba junto a su tío, un tema que me encantó nada más escucharlo y verlo por primera vez ya que coincidió que fue al ver el vídeoclip, visualmente binario y muy divertido :)

He escogido esta canción que cantan madre e hija porque la descubrí justo después de la muerte de Bimba. Me emocionó mucho verlas cantar juntas sabiendo que ella ya no estaba. Y, por supuesto, porque me parece una interpretación preciosa.

Heart shaped box – Nirvana #day24

Para el día 24 del reto de los 30 días de canciones debía escoger un tema de una banda que me gustaría que siguiera junta. No es algo sencillo porque últimamente se han dado muchos casos de “infiernos congelados” por reencuentros de bandas que se suponía retiradas pero que han hecho giras de nuevo. Otras lo gan dejado de ser por muerte de alguno de sus integrantes… y creo que esa va a ser la mejor baza. Así que voy a dejar a un lado mi primera elección del Old medley de Genesis y voy a optar por Heart shaped box de Nirvana.

Y que conste que tampoco es que sea un gran fan de este grupo. Los descubrí gracias a un unplugged de la MTV en una época en la que estuve muy obsesionado con los conciertos acústicos. Me encantó y tirando del hilo encontré canciones que me gustaron mucho, más incluso que la que he escogido para este reto.

Entonces… ¿por qué esta y no Smell like a teen spirit, Come as you are, Lithium o Rape me? Lo cierto es que he estado dudando con esta última por la versión que hace Lorelei Carlson pero finalmente me decidí por Heart shaped box por el aprecio especial que le tengo a Kawehi y la versión que hace de ese tema, y porque me parece una canción más completa (sobretodo la letra).

Vacaciones en Roma – El Perchero (2014) #day23

No es una canción propiamente dicha. Es la chirigota “Vacaciones en Roma” que interpretó El Perchero en el Carnaval de Cádiz de 2014. Hoy es el día 23, y hoy toca compartir una canción que debería escuchar todo el mundo.

Yo llevaba poco tiempo trabajando en ACS cuando descubrí las chirigotas y en Carnaval de Cádiz. Y fue en una tarde de curro en la que mi “hefe” Jose y yo alargamos unas horitas nuestra jornada laboral. Yo, programando. Él, haciéndome un repaso de antología carnavalera gaditana. Ahora que esto ha prescrito puedo decir que me estaba tocando mucho las narices que mi jefe intentara desviar mi atención cuando yo necesitaba estar concentrado 100% para no cometer ningún error… hasta que vi a una docena de tipos con un chándal azul con rayas blancas en las mangas,m mostacho prominente pintado y barba de 5 días, también pintada. Llevaba cada uno una bolsa de la compra de las de antaño en cada mano. El locutor dijo que la chirigota se llamaba “Lo que diga mi mujer”. Ese día descubrí a El Selu, y ya no hubo marcha atrás.

A partir de ahí ya volé solo y estuve pendiente Carnaval tras Carnaval, hasta que descubrí que no solo existen las agrupaciones que tocan en el Teatro Falla, sino que hay agrupaciones callejeras que dan vida a las calles de Cádiz. Y aparecieron delante de mí El Perchero, unos tipos capaces de dedicarle una copla hilarante al número π o hacer unos juegos de palabras desquiciantes dejando claro lo claro que tenía todo Mariano.