El color de la Puebla Vieja

El sol comienza a colarse por las rúas laredanas. Las piedras, con varios centenares de años en sus pupilas, observan como los locales de hostelería comienzan a sembrar la calle de terrazas al son de las campanadas que anuncian la misa de doce. La gente circula subiendo desde la Plaza de la Constitución, o llegando por la Cuesta del Infierno, bordeando la muralla medieval. Es domingo, y estamos en la Ruamayor.

Continue reading