Las Batallas, con Flores

Perpetuaré tu hermosura más allá de tu muerte
unos cuantos días. Sólo unos pocos.

 

Me dolerá mirarte, de frente,
y atravesar tu corazón con un clavo
para así poder cubrir contigo,
y con cien mil como tú,
mi creación efímera.

 

Siento mucho tener que desnudarte,
desmembrarte,
y hacer de tus pétalos un plumaje
que luzca al paso de la brisa
el último viernes de agosto.

 

Es una crueldad, lo sé.
Pero una crueldad poética.
Un acto centenario para demostrar al mundo
que entre tú y yo podemos materializar la belleza.

[Otra visión de la Batalla de Flores de Laredo siguiendo este enlace]

Más info: BatallaDeFlores.net

El risc de ser diferent

Estava ocult entre tota la multitud. Qui no era més alt que ell es quedava a la mateixa alçada i no era, de cap de les maneres, veure res de tot allò que l’envoltava. Estava rodejar de verd, verd, verd i més verd. Si mirava avall, el to marronós del terra. Si mirava amunt, el blau, ataronjat, gris, vermellós, blanc i la resta de tonalitats del cel era tot el que era capaç de percebre. Llavors va decidir créixer més ràpid que la resta. Continue reading

Cuestión de honor

—Como pille al hijoputa que decidió que mi cara podría definirse en estos momentos como un poema, le corto los huevos.

Álvaro, profesor de lengua del instituto, ni siquiera pudo hacer un conato de lo que sería el esbozo de una sonrisa sarcástica debido al dolor que le provocaba mover un solo músculo de la cara. Tenía el rostro completamente magullado. Los puntos de sutura no podían contener el permanente hilo de sangre que emanaba de su ceja derecha. Se veía en el espejo del ascensor con el ojo izquierdo entreabierto, ya que su compañero se declaró en huelga desde que la puntera de una bota militar impactó contra él. A pesar de los quejidos de sus ya vendadas costillas, intentaba adecentar un poco su aspecto metiéndose la camisa por dentro de los pantalones. Lo surrealista de la escena, esta vez sí, acabo provocándole una quejosa y leve risa. Intentaba pasar desapercibido delante de su mujer sacudiendo sus ropas para atravesar la puerta hecho un pincel. Un pincel con las cerdas empapadas en rojo y morado. Continue reading