Caminando letras

View Link Read More

La luna siempre fue la única confidente de sus secretos más íntimos; de aquellos que suelen acabar con el propio sabor salado en la comisura de los labios.

Se columpiaba bajo el sol de diciembre pensando, mientras rozaba la hierba recién cortada con la punta de los dedos de los pies, dónde quedó aquella niña que se columpiaba bajo el sol de diciembre y que soñaba con llegar a rozar, algún día, la hierba recién cortada con la punta de los dedos de los pies.

Disparos

Read More

Paso en falso

Read More

Ohtoño

Read More

Secuestro

Read More

Stand by

Read More

Nunca será siempre

Read More

Corazas

Read More