Basta con una mirada y la unión de nuestros meñiques.
Basta con mi sonrisa y un guiño.
O con un gesto cómplice.

Basta con un abrazo sentido y reconfortante.
Basta con mi hombro absorbente.
O con una caricia en la nuca.

Las palabras no llegan. Ni siquiera salen.
Los sonidos enmudecen ante de ser pronunciados.
Mi corazón no basta. No alcanza.

Author Details

marctorrano

Deja un comentario