Amanece

Amanece

El sol despunta y su calor rompe el hielo
de una nueva noche fría ausente de ti.
Saluda al recuerdo de constantes “buenos días”,
de multitud de desayunos y campos de tulipanes.

Amanece

Y tus palabras vuelven igual que tu voz
aún sin ser leídas ni oídas.
Una carpeta con tu nombre y tus cosas
de las que sólo me atrevo a ver fotografías.

Amanece

Escucho a mi corazón latir tu nombre,
al torrente de tus sentimientos por mis venas.
A ti, susurrando densos “te quiero”
tan y tan cargados de amor.

Amanece

Hoy también tu sonrisa imaginada
ilumina más que los rayos de sol.
Hoy, como ayer, despiertas mi día
y me abrazas desde dentro, muy adentro.

Amanece

Y comienza el atardecer.

Deja un comentario