Atrapada en mis ojos, tú.

Enredado en los tuyos, yo.

Momentos de inmovilidad inolvidables, esperando nada.

Todo.

Y mientras tanto, nuestras redes neuronales van cosiendo otras que nos atrapen mutuamente. Amor, se llama.

Dicen.

Lo hacemos.

En red. A dos.

Deja un comentario

Deja un comentario