Acabo de grabar la concentración en Laredo reclamando pensiones dignas. Al acabar, se me acera alguien y me pide que edite el vídeo porque no quiere salir. Y yo me hago dos preguntas: – ¿Qué hago? – ¿Le hubiera pedido lo mismo a La Sexta?