Press "Enter" to skip to content

Mes: enero 2017

Explicando el ‘conceto’ de accesibilidad absurda

Admitámoslo. Las puertas son un mal invento a no ser que sean basculantes, como las de los bares del lejano oeste. Y ni así, porque siempre corres el riesgo de que alguien la abra desde el otro lado medio segundo antes de que llegues tú a hacer lo mismo.

Las únicas que a nosotros, los usuarios de sillas de ruedas, nos valen son las correderas. Y si son automáticas, pues mucho mejor. Eso si no van seguidas o precedidas de una convencional,