Press "Enter" to skip to content

Mes: octubre 2016

Secuestro

Laura nunca se había caracterizado por su puntualidad pero cuando llevaba media hora esperándola empecé a preocuparme. Aunque la conozco y sé que debo añadir siempre 5 minutos a los 10 de cortesía cuando quedo con ella no pude evitar llegar con antelación a nuestra cita. Parecía importante. Me conoce y sabe que soy de esas personas que se organiza hasta las pausas del café, así que cuando me dijo este mediodía que quedáramos para comer supe que algo extraño estaba ocurriendo. No me destrozaría la agenda por una tontería.

— ¿Laura? ¿Dónde estás? Llevo aquí más de media hora y…
— Lo sé. ¿Recuerdas dónde nos reuníamos los cinco cuando éramos unos chavales?
— Sí, claro. En La…
— ¡No lo digas! Estaré allí en 40 minutos. Y ve con cuidado. Que no te siga nadie
— Pero…