Press "Enter" to skip to content

soymarc.com Posts

Tulipes

Et regalo tulipes.
Moltes, perquè no puc totes.
Les deixo a la teva vora
per a que et sonriguin per mi.

Solen ser liles i taronges,
però també blaus del mar que enyores,
roses, gros, blancs,
o fins i tot vermells.

Nodreix l’amor

Nodreix l’amor de pensaments i absència,
i així traurà meravellosa flor;
menysprea el pas de tota complacència
que no et vinga per via del dolor.
No esperis altre do que el de tes llàgrimes
ni vulles més consol que els teus sospirs:
la paraula millor la tens a l’ànima,
i el bes més dolç te’l daren els zefirs.
Mai seria l’aimada en sa presència
com és ara en la teva adoració.
Nodreix l’amor de pensaments i absència,
i així traurà meravellosa flor.

Joan Maragall

Entre el mar y las estrellas

Ella vive en algún lugar entre el mar y las estrellas. A medio camino entre la realidad terrenal y los sueños celestes. Balanceándose y buscando el equilibrio entre sus ilusiones y seguir pisando el suelo. Intentando no elevarse demasiado para no perder el mundo de vista mientras con el rabillo del ojo tiene controladas sus metas vitales. Tic, tac, … Y el tiempo pasa … Tic, tac.

En algún lugar del universo ella descansa, se mira y se dibuja cada día. Unos días con trazo ligero, otros con dificultades incluso para sostener el lápiz. Pero mano firme, aunque solamente sea esbozada.

Dr. Amor

—Servicio de urgencias del Dr. Amor. ¿En qué puedo ayudarle?
—Hola. Eehh… Necesito los servicios del Dr. Amor urgentemente.
—¿Qué edad tiene usted?
—Mmm… Treinta y pocos
—¿De qué se trata? ¿Infidelidad de su pareja? ¿Amor no correspondido?
—No, no. Ninguno de esos. Es algo más complicado…
—A ver… ¿Enamoramiento de una amistad de toda la vida? ¿Enamoramiento adolescente? – La operadora se dio cuenta que no tenía ningún sentido ese caso.
—Bueno… Mi dolencia puede venir dada por eso, pero el problema es que tengo el corazón algo dañado, por no decir bastante. Y cada vez me cuesta más tirar de él.

Maruxa

Maruxa es optimista por naturaleza. A todo lo que le ocurre le saca inmediatamente su lado positivo. Se podría pensar también que es una mujer fuerte, entera. No pondremos en duda que también podría serlo, pero no es la cualidad por la que destaca. Tiene la facilidad de reconvertir todo lo malo en algo bueno.

Si se rompiera una pierna, por ejemplo, no se lamentaría de ello. Viviría la experiencia y se alimentaría de ella. Antes de nada respiraría aliviada por haber tenido las dos sanas antes del percance. Después haría de su cojera algo

Los amantes imantados

Sólo se ven los fines de semana. Durante los cinco días laborables no deja de pensar en ella ni un segundo. Vive y trabaja únicamente para salir zumbando con el coche el viernes a la salida del trabajo en dirección al aeropuerto. Y en el instante que su vista la reconoce, su corazón se dispara y sus piernas corren hacia ella hasta que ambos se placan en el aire y sus cuerpos se unen para no volverse a separar hasta el domingo.

Esos dos días y medio están permanentemente juntos. No se dan respiro. Pero son caracteres tan pasionales, tan iguales, … Intentaron llevar una vida de pareja convencional, pero les fue imposible. Cuando se ponen a ese nivel se repelen. Sus puntos de vista en muchos aspectos están separados por

Sorpresa, sorpresa

A Glink le divirtió mucho cuando lo escuchó ese sonido. A priori no era algo que un humano podría calificar como bonito, pero sí podía asemejarse al crepitar de unos trozos de leña ardiendo en el fuego. Así que cuando dejó de oírlo necesitó más.

Fue a buscar a Brodolar, su amigo del alma. En la aldea no daban crédito como dos seres tan diferentes y con edades tan dispares podían haber entablado una amistad tan fuerte. Y aún más sabiendo que los Guibör, especie a la que

Elección

¡Clack!

Quedan cinco minutos para las cuatro de la tarde. Victoria lleva de pie, inmóvil, más de diez con la mirada al frente, perdida, mientras su cabeza repite aleatóriamente 2 únicas frases: «Voy a matarte. Voy a quererte hasta el final de mis días. Voy a quererte hasta el final de mis días. Voy a quererte hasta el final de mis días. Voy a matarte. Voy a matarte. Voy a … «. El sol calienta como nunca en pleno desierto y el viento achicharrador hace que la sensación de calor aumente. Una gota de sudor frío nace de la nuca, se cuela bajo su camiseta roja y desciende toda la espalda siguiendo el recorrido de la columna hasta quedar absorbida por el cuero de su cinturón. Su brazo derecho está escondido tras su espalda portando en la mano una rosa roja para su amado. Y en la izquierda, un revólver debidamente cargado con 6 balas.

La estrella de María

Era un día frío de invierno, y aunque allá afuera debía hacer una temperatura cercana a -10ºC, ellas estaban amorradas a la ventana con las manos sobre el cristal deseando salir para ver el espectáculo.

—¡Auch! ¡No me tires del pelo, que duele!
—Es que si te acercas tanto llenas de vaho el cristal y ya no veo bien las estrellas.

Seguían con la mirada perdida en aquel cielo oscuro punteado de estrellas. La noche estaba en calma, y la ausencia de nubes y la luna nueva cedían el protagonismo de la noche a todos y cada uno de los puntos de luz que las niñas admiraban desde el salón de casa.

Desayuno

Son las 6 y media de la mañana y, viendo que ella sigue dormida, deciden ponerse en marcha para evitar que salga de casa sin desayunar. El exprimidor lleva ya rato empujando a la tostadora dentro del armario, intentando hacerla salir.

—Va, mujer. Tú eres más grande y más fuerte. ¡Empuja la puerta del armario de una vez!
—Sí, claro. ¿Y cómo bajamos luego hasta la encimera?
—De eso no te preocupes. Nos sobran cuerdas de escalada en forma de cable.