Diario de confinamiento (o divertimento) #04

Escribo hoy sin miedo a dormirme y con el álbum In Concert de Carole King sonando de fondo. Hoy ha sido un buen día, con alguna mancha de la que ya hablaré la semana que viene pero que no evita que hoy me vaya a dormir contento.

Creo que la felicidad de un ser humano se basa es dos pilares básicos: cagar (con perdón) y dormir bien. Con eso cubierto, conseguir el resto de accesorios para completar la felicidad depende de cómo se lo curre uno. Y hoy, después de haber dormido aceptablemente bien, encaraba el día con buen ánimo.

Para empezar, llamada de Inés Castresana para colaborar en su programa matinal de Cope Cantabria Oriental y hablar sobre bulos en la red. Después, repaso a la charla que iba a dar en streaming por la tarde y que ha resultado bastante bien. Una charla, por cierto, precedida por una visita policial a mi calle, sirena a tope, para cantarle el “Cumpleaños feliz” a alguna criatura del edificio.

Hoy me acuesto con la sensación del trabajo bien hecho. Creo que he conseguido el objetivo marcado en mi speech sobre videojuegos y apuestas online y he abierto una de mis últimas Monesvol para celebrarlo. Igual mañana no, pero el sábado quizá sea un día para marcarse otro pequeño reto y mantener arriba la moral. Pequeños pasos con el fin de caminar seguro.

Voy a ponerle la guinda a este día escuchando a mis admirados Gomaespuma, que han decidido volver durante este periodo de confinamiento en un formato reducido y vía YouTube. No los hay más grandes.

Deja un comentario