Press "Enter" to skip to content

Diario de confinamiento (o acompañamiento) #03

En mi habitación suena La Scala: Concert 03 03 03 de Ludovico Einaudi. Ya no recordaba lo imprescindible que es la música para relajarse, escribir, recordar, viajar… hoy no marcharé muy lejos en tiempo ni (obviamente) espacio.

A pesar de haber vuelto a dormir fatal y arrastrar bastante cansancio, he llevado a cabo el directo de las 18:00 y en el que he hablado de Instagram y sus bondades y riesgos. Bueno… sobretodo de lo segundo. Los beneficios que nos aporta creo que los conocemos de sobra 😊

La cuestión es que no me apetecía nada, pero adquirí personalmente el compromiso de hacerlo (igual que el escribir un diario). No ha sido mi mejor intervención en streaming, la verdad. Estaba somnoliento, me he trabado un par o tres de veces… tenía la excusa perfecta para ahorrármelo, pero el acompañamiento y el apoyo que he recibido desde anoche ha sido enorme. Mis dieses para quienes me habéis animado. ¡Sois la leche!

Me imaginaba que esa sensación de hastío era generalizada y así lo habéis hecho saber en los comentarios que habéis dejado en la entrada de Facebook. Mi intención, al escribir el post de ayer, también era esa: alzar la voz para decir que la situación en un día X puede ser jodida, y que NO PASA NADA. Nos quedan unos cuantos días todavía llenos de altibajos que debemos aprender a superar.

Los párpados están empezando a pesar demasiado. Tengo que enviar esto antes de que no tenga escapatoria, y el piano de fondo no ayuda. Solo quería agradecer el apoyo que me hacéis demostrado, y deciros que nos necesitamos juntos. Que debemos seguir interpretando cada uno nuestro papel de la mejor manera posible para salir adelante. Ahora y, sobretodo, cuando salgamos. Porque entonces tendremos que seguir trabajando para recuperar o crear una nueva normalidad.

Y cómo dice la frase, siempre de la mano. Porque solos podremos ir más rápidos, pero unidos siempre llegaré,os más lejos.

Be First to Comment

Deja un comentario