Press "Enter" to skip to content

Diario de confinamiento #06 (o envejecimiento)

Suena el álbum Keep the faith de Bon Jovi mientras escribo. Lo he escogido porque este grupo me recuerda a mis años de infancia/adolescencia. Con la aparición de este disco en 1992 fui consciente de por qué me empezó a gustar este grupo. Desde entonces comencé mi búsqueda de influencias musicales propias. También, en ese entonces, comencé mi (efímera) etapa como entrenador de baloncesto.

Atrás dejaba mi utópico objetivo de ser jugador. A ver… tampoco es que me esforzara una barbaridad en serlo. No se me daba mal, pero no creo que tuviera las cualidades para destacar hasta llegar a un nivel profesional. Aún así, siempre fue mi deporte preferido. Recuerdo comprar periódicamente la revista Gigantes del Basket y tener posters de jugadores de la NBA en la pared. No era de Lakers ni de Celtics en mis tiempos de infancia. Era de Atlanta Hawks (Spudd Web era mi ídolo).

Y, evidentemente, de Michael Jordan.

Porque en aquel entonces era imposible ser fan del baloncesto y no serlo de Jordan. Era lo que, a día de hoy, suponen Messi, Cristiano , Neymar, Mbapé, Puyol, Ramos, Bufón y Oliver Khan, todos juntos, para el fútbol. Y creo que me quedo corto. Todos queríamos imitar sus fintas imposibles en el aire. A todos nos daba por botar el balón sacando la lengua. Todos queríamos unas Air Jordan en los pies para estar un poco más cerca de la NBA. Como ejemplo para quienes no sepan qué significaba su figura en aquellos tiempos, basta escuchar a 2 críos al final del primer capitulo del documental The last dance que acaba de estrenar Netflix.

Nos preguntó si queríamos regalos de Navidad bajo el árbol o si preferíamos ver a Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman. Escogimos a los Bulls. 

Hoy he empezado a verlo. Una serie de 10 capítulos en torno a la figura de Michael Jordan enmarcado en la temporada 1997-1998, la de la obtención de su sexto anillo. Es curioso como nos engaña la mente. Pienso en ese año 98 y no lo siento lejos. Pero al hacer la resta y caer en la cuenta de que hace 22 años de ello, uno envejece de golpe. Ver a Jordan tan “enorme”, por lo menos, me hace ver que el tiempo pasa para todos.

Eso, y que necesito empezar a hacer deporte urgentemente. Este confinamiento me está esferificando.

2 Comments

  1. Joaquin Bonet. Joaquin Bonet. 20/04/2020

    Animo Marc, pronto nos sueltan, iremos como miuras.

    • marctorrano marctorrano 21/04/2020

      Mucho me temo que habrá que tomarse con calma lo de salir a la calle…

Deja un comentario